José Francisco García Gutiérrez [Buscar autor en Medline]
Jaime Jiménez Pernett [Buscar autor en Medline]

Tendiendo puentes: de la evidencia científica a la práctica en las actividades de orientación comunitaria

Resumen

La evaluación crítica de las intervenciones en salud se ha convertido en un desafío y en una imperiosa necesidad. La evidencia científica disponible sobre los programas de promoción de la salud basados en actividades comunitarias sugiere que conseguir cambios de comportamiento y del estado de salud de una comunidad es una meta encomiable que muchos programas no logran conseguir. Este modesto impacto es el resultado de múltiples factores, que debieran ser reconocidos y cuidadosamente analizados.

Por otra parte, el desarrollo de Internet facilita cada vez más el acceso de cualquier ciudadano a información sobre la efectividad real de las intervenciones comunitarias en temas de salud.Deberíamos preguntarnos hasta qué punto y de qué manera "la evidencia de la evidencia" disponible y las nuevas tecnologías deberían condicionar las nuevas propuestas de orientación comunitaria para el futuro.

El presente artículo se compone de tres apartados:

  1. Se presenta un resumen crítico de la evidencia existente sobre la eficacia de las actividades comunitarias y se analizan las posibles razones del limitado impacto alcanzado a nivel poblacional
  2. Se describen varias "lecciones aprendidas" sobre las estrategias de implementación y evaluación de las actividades comunitarias.
  3. Se plantean algunas preguntas sobre la utilización de las nuevas tecnologías de la información y de la comunicación (TICs) en relación con las intervenciones comunitarias de salud y se propone un catálogo con las fuentes de información más relevantes disponibles en Internet sobre esta área de conocimiento.

Puntos clave

  • La salud pública contemporánea prioriza las intervenciones centradas en la comunidad para la promoción de la salud y la prevención de las enfermedades. Sin embargo, la evidencia acumulada durante los últimos 25 años indica que muchos de los programas comunitarios realizados han tenido sólo un modesto impacto, con la notable excepciónde algunos programas para la prevención del VIH-SIDA.
  • Las razones de estos resultados decepcionantes son diversas e incluyen: a) problemas metodológicos sobre el diseño y la evaluación de los estudios realizados, b) tendencias seculares concurrentes, c) magnitud de los efectos observados inferiores a los esperados, d) restricciones de las propias intervenciones, y e) limitaciones de las teorías en las que se fundamentan.
  • La efectividad de los programas de VIH-SIDA parece estar relacionada, al menos en parte, con la introducción de extensas campañas formativas en el marco de la propia investigación y un énfasis especial dirigido a cambiar normas sociales.

 

 

 

 

1.Merzel Ch, D´Afflitti J.Reconsidering community-based health promotion: promise, performance and potencial. Am J Public Health 2003;93:557–574

2.Kreuter M, Lezin N, Young L. Evaluation community-based collaborative mechanisms: implications for practitioners. Health Promot Pract. 2000;1:49–63.

3. Roussos ST, Fawcett SB. A review of collaborative partnerships as a strategy for improving community health. Annu Rev Public Health. 2000;21:369–402.

4. Cheadle A, Beery WL, Wagner E, et al. Conference report: community-based health promotion—state of the art and recommendations for the future. Am J Prev Med. 1997;13:240–243.

5. Feinleib M. Editorial: new directions for community intervention studies. Am J Public Health. 1996;86:1696–1697.

Ver más


No hay enlaces de interés